Qué hacer en Madrid en Semana Santa

Madrid, como capital de España que es, ofrece diversas opciones para el disfrute de los turistas durante las vacaciones de Semana Santa, aunque probablemente el reclamo más grande para la mayoría de personas que nunca han sido testigos del culto cristiano durante estas fechas sean las procesiones.

Así pues, las celebraciones de Semana Santa en Madrid se centran principalmente en varias procesiones religiosas diferentes. Si deseas saber qué hacer en Madrid durante la Semana Santa, a lo largo de este artículo te detallaremos una pequeña guía sobre los principales acontecimientos que se suceden en la ciudad capital.

Las celebraciones de Semana Santa en Madrid

La celebración de la Pasión de Cristo es una de las tradiciones más importantes en España, y Madrid no es una excepción. Aunque, como es habitual, los españoles tienden a usar estas ocasiones tradicionales más para salir y divertirse que para regocijarse en los orígenes religiosos de los eventos.

Desde el siglo XV, Madrid ha celebrado los eventos descritos en el Nuevo Testamento con respecto a la muerte, la crucifixión y la resurrección de Jesucristo con los tradicionales “pasos”.

Se trata de iconos básicamente religiosos, tomados de sus lugares de descanso normales en distintas iglesias alrededor de la ciudad y desfilados por las calles sobre los hombros de los “costaleros”, normalmente jóvenes que se sienten profundamente privilegiados de luchar bajo el inmenso peso de las estatuas religiosas, equilibrándose a veces precariamente a bordo de plataformas pesadas. En Madrid hay alrededor de 20 procesiones religiosas durante los días previos al Domingo de Pascua.

Primero, el Domingo de Ramos

El Domingo de Ramos inicia la Semana Santa con 2 procesiones tradicionales en Madrid. El icono del “Cristo de la Fe y del Perdón”, una estatua del siglo XVIII de Luis Salvador Carmona, y la estatua religiosa de “Santa María Inmaculada Madre de la Iglesia”, salen de la iglesia Basílica Pontificia de San Miguel ubicada en San Justo para desfilar por las calles de los alrededores. Algunos lugareños suelen comprar ramas de palma y hojas de laurel o laurel como recuerdo de la entrada triunfal de Cristo en la ciudad de Jerusalén.

El Miércoles Santo en Madrid

El miércoles por la noche, normalmente alrededor de las 7:30 p.m., el Arzobispo de Madrid participa en la Vía Crucis (o Estaciones de la Resurrección).

Poco después, la cofradía de los “Cruzados de la Fe” recupera su icono de Cristo (Santísimo Cristo de la Fe) de su lugar de descanso en su cuartel general (Atocha, 87) y venera su imagen con un besapié (o dicho de otro modo, le besan el pie).

En la parte antigua e histórica de Madrid, el Madrid de los Austrias, la iglesia de San Jerónimo el Real en la calle Ruiz de Alarcón, 19 es el punto de partida de una procesión que involucra a la Hermandad de “Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Angustias”.

Como habrás podido imaginar, no sólo es muy difícil asistir a todas las procesiones, sino que tampoco es necesario. Así que recomendamos aprovechar también de vez en cuando para disfrutar de Madrid y su oferta turística y gastronómica habitual.

El Jueves Santo, uno de los días clave

La procesión de Jesús el Pobre es tal vez uno de los momentos más espectaculares de la Semana Santa en Madrid. Esta es, sin ninguna duda, una procesión a la que merece la pena acudir. Tiene lugar en Calle Toledo, 37, alrededor de las 7:30-8 pm en la Colegiata de San Isidro.

Las imágenes religiosas de la Virgen María Santísima de la Esperanza y Jesús del Gran Poder son  sacadas de la iglesia por los “costaleros” por la puerta principal. Para hacer esto, tienen que ponerse de rodillas para abrirse paso lentamente, un inmenso esfuerzo que es ruidosamente recompensado con muchos aplausos y gritos ensordecedores por parte de la multitud.

Al mismo tiempo, las procesiones de Nuestro Padre Jesús Nazareno, El Pobre y María Santísima del Dulce Nombre salen de la Iglesia de San Pedro en la Calle Nuncio alrededor de las 7pm, y la imagen “El Divino Cautivo” es exhibida desde el Colegio Calasancio en la Calle General Díaz Porlier, 58.

Aunque no son eventos tan espectaculares, si vas mal de tiempo y no alcanzas a llegar a la Calle Toledo como mínimo un par de horas antes, pueden ser una buena alternativa, ya que como podrás imaginar media hora antes de que comience la procesión de Calle Toledo ya no cabe ni un alma en los alrededores.

Descubre el Viernes Santo en Madrid

El Viernes Santo trae quizás la procesión religiosa más emblemática de Madrid, la de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que sale de la Basílica del Cristo de Medinaceli en la Plaza de Jesús alrededor de las 7 p.m. y desfila por calles céntricas como la Puerta del Sol y la Plaza Cibeles.

Por otro lado, la “Procesión del Silencio” parte de la Iglesia del Santísimo Cristo de la Fe en la calle Atocha 87 y el Ayuntamiento organiza su propia procesión llamada Santo Entierro que sale de la Iglesia Parroquial de Santa Cruz en Atocha, 6 con la imagen de Lignum Crucis.

Sábado Santo, día de reflexión

La procesión de “Nuestra Señora de la Soledad” sale del Monasterio de Corpus Christi alrededor de las 4:30 p.m. Aprovecha el resto del día para descansar, tomar algo y disfrutar de la gastronomía local, ya que el sábado no hay ningún otro evento importante al que acudir.

Y por último el Domingo de Pascua

El evento principal del Domingo de Pascua tiene lugar a medio día en la Plaza Mayor. Se trata de  la “Tamborada del Domingo de Resurección”, en la que la Hermandad elegida ese año reúne docenas de tambores de todas las formas y tamaños y ejecuta un ritmo constante que casi sacude las casas cercanas. Esto representa los temblores de tierra que se suponía que habían ocurrido cuando Cristo murió en la cruz.

Y con esto termina la Semana Santa en Madrid. Si crees que nos hemos dejado algún evento importante, no dudes indicárnoslo en los comentarios. ¡Esperamos que la disfrutes!

Los mejores planes para hacer turismo en Madrid en Navidad

Madrid, como capital de España que es, ofrece una variada lista de opciones para que cualquier turista, nacional o extranjero, pueda disfrutar como un local del mejor espíritu navideño. Hoy en Hostal Patria, os recomiendan algunas actividades festivas para pasárselo en grande en Madrid en Navidad.

Unirse a la diversión en Plaza Mayor

La histórica y adoquinada Plaza Mayor es el telón de fondo perfecto para el mercado navideño más antiguo de Madrid, que se celebra desde hace más de 100 años. A medida que se pone el sol, las decoraciones colgantes se iluminan en la oscuridad y arrojan un brillo atmosférico sobre la plaza.

Pueden encontrarse muchos puestos que venden dulces, juguetes y objetos de colección que representan escenas de natividad populares. De entre ellos, el más popular es el Caganer, que literalmente se traduce como “The Shitter”, una pieza tradicional en muchas escenas nativas que, irónicamente, está destinada a traer buena suerte.

Comprar regalos en el centro

Madrid ofrece excelentes oportunidades para ir compras, aunque debe estarse preparado para abrirse paso a través de las calles más concurridas. El área entre la Puerta del Sol y la Plaza del Callao está especialmente ocupada.

Otras excelentes zonas de compras incluyen la calle Fuencarral de Malasaña y el elegante barrio de Salamanca (este último menos económico, pero igualmente recomendable aunque sólo sea para hacer una visita).

Celebrar la Nochevieja en la Puerta del Sol

Hay muchas tradiciones de Nochevieja en Madrid. Los lugareños se reúnen en la icónica plaza de la Puerta del Sol para dar la bienvenida al nuevo año. Lo hacen comiendo 12 uvas, una por cada golpe del reloj, porque se dice que esto trae buena suerte para los próximos 12 meses.

Esta tradición comenzó a principios de 1900, y es una que a menudo conduce a situaciones divertidas a medida que las personas comienzan a robarse uvas entre sí, y se les acumulan cada vez más uvas en la boca.

Terminar la noche como los lugareños en la histórica Chocolatería San Ginés es tradición, donde sirven los populares churros de chocolate para luchar contra la posible resaca.

La cabalgata de reyes

Los tres reyes santos son más populares que Santa Claus por aquí, y cuando llegan a la ciudad el 5 de enero, la noche anterior al Día de los Reyes Magos, atraen a miles de madrileños a las calles que rodean el Palacio de Cibeles.

El desfile de los reyes es una tradición extremadamente popular, así que se recomienda encontrar un lugar a tiempo cerca del palacio para echar un vistazo a las coloridas carrozas y personajes de dibujos animados.

Comer pastel… o carbón

Como era de esperar, las tradiciones navideñas españolas están más bien centradas en la comida. Es tradición pasar por una panadería local para probar el Roscón de Reyes lleno de crema, que también contiene una pequeña sorpresa. La persona que obtiene la pequeña figura escondida dentro tiene que pagar por el pastel.

Por último, otra tradición dice que los niños traviesos obtienen carbón, ¡sí, carbón! En muchas panaderías se pueden encontrar finas imitaciones de carbón dulce. Aún así, tanto si uno ha sido bueno como si ha sido malo, no debería perderse las muchas variaciones de turrón, un dulce navideño tradicional basado en almendras.

Qué hacer en Madrid en verano

Aunque la capital española está algo despoblada durante julio y agosto debido a que la mayoría de la población local suele viajar a la costa durante las vacaciones, eso no significa que los lugares de interés en Madrid pierdan su interés. Madrid es un lugar fantástico en el que pasar unos cuantos días incluso en época estival, y ello nos ha motivado a recomendaros qué hacer en Madrid en verano.

La vida nocturna de verano en Madrid es maravillosa, mézclate con  los madrileños  para compartir  tapas y una botella de vino en una de las miles de maravillosas terrazas de Madrid.

Por el día: A continuación vamos a proponerte algunos planes que puedes hacer en Madrid en verano. Para disfrutar al máximo de las atracciones veraniegas y las excursiones, compra agua fresca a menudo y ponte algo de crema solar si vas a estar mucho tiempo al sol. Si ya lo tienes todo, ¡vamos allá!

Parque del Retiro

Originalmente los jardines de un palacio real, el Retiro es ahora el principal parque de Madrid, en el que puede disfrutarse de un lago con un embarcadero, un café y los numerosos espectáculos y artistas callejeros que entretienen a locales y turistas por igual.

Está especialmente abarrotado los domingos por la mañana, por lo que si eres de los que no se encuentran a gusto rodeado por una multitud de gente te recomendamos que no dejes la visita al Parque del Retiro para el domingo.

Abre a las 6 de la mañana, bien temprano, y cierra a las 10 de la noche. La admisión es completamente libre, es decir, no se necesita pagar por entrar (un hecho que sin duda contribuye a que se abarrote de gente los fines de semana).

Plaza Mayor y Los Austrias

En la Plaza Mayor podrás disfrutar de la historia de Madrid. Esta plaza data del siglo XVII y está rodeada de edificios de ladrillo rojo y torres de pizarra. Es tradición cuando se visita esta plaza tomar un chocolate con churros en invierno, aunque podríamos afirmar que también lo es tomarse un tinto de verano o una cerveza fresquita en verano en una de sus terrazas.

Cuando termines en la Plaza Mayor deberías dirigirte a la Plaza de la Villa, la plaza más antigua de Madrid. Tu camino continúa en la Calle de la Cava Baja, que remonta la línea de la muralla de la ciudad antigua y ahora está llena de tentadores bares de tapas.

Lo ideal después de caminar por la Calle de la Cava baja suele ser pasar por la iglesia de San Andrés para dirigirse hacia la Plaza de la Paja, donde el ambiente medieval contrasta con el ambiente animado de los cafés.

Templo de Debod

Con más de 2.000 años de antigüedad, este templo egipcio fue dado a España en agradecimiento después de que los arqueólogos españoles ayudasen a salvar a Abu Simbel de las inundaciones cuando se construyó la presa de Asuán. Se encuentra en el borde occidental del centro de la ciudad y es un lugar romántico para ver la puesta de sol. Ideal para culminar una aventura en pareja.

El Jardín Botánico

Si aún no sabes qué hacer en Madrid en verano, justo al sur del Prado podemos encontrar el Jardín botánico, un recinto en el que el verde es sin duda el color predominante. Su preciosa vegetación lo convierte en el lugar ideal para hacer una pequeña excursión.

Las plantas que podemos encontrar en este jardín se dividen en cuatro terrazas, que aprovechan el desnivel del terreno: la Terraza de los Cuadros, la Terraza de las Escuelas Botánicas, la Terraza del Plano de la Flor y la Terraza de los Laureles. Os recomendamos pasar, aunque sea brevemente, por cada una de ellas.

La Casa de Campo

Fernando VI convirtió este paraje en el Bosque Real, debido a su cercanía con respecto al Palacio. Poco a poco la finca fue ampliándose, y en la actualidad tiene una extensión tan grande que no se tarda menos de un día entero en recorrerla por completo y disfrutar de todas sus atracciones turísticas (no en vano, se trata del parque más grande de Madrid).

En el interior del terreno de la Casa de Campo se encuentran numerosos lugares de interés de Madrid, como el Teleférico (conecta con el Parque del Oeste), el Zoológico, el Parque de Atracciones, el pabellón Madrid Arena o la Venta del Batán.

El Parque del Oeste

El último de los lugares que os recomendamos visitar es también un parque muy popular entre los locales. Aunque no sea tan grande como la Casa de Campo, el Parque del Oeste también tiene mucho que ofrecer.

En este lugar podemos disfrutar de la Rosaleda, el Teleférico (conecta con la Casa de Campo), el Templo de Debod que hemos mencionado anteriormente, una preciosa zona de picnic, otra zona deportiva y numerosas cafeterías.

¿Qué eventos hay en Madrid en verano?

Hay mucho que hacer en Madrid en verano, pero los eventos van cambiando año tras año e incluso los que se repiten cada año cambian su fecha. Por ello, lo mejor si quieres informarte de los eventos que acogerá la capital española durante el período que estés allí es que consultes la página oficial de Turismo en Madrid.

En ella podrás adquirir mapas y guías de la ciudad, echar un vistazo al calendario de eventos de cada año e informarte sobre las atracciones turísticas que Madrid ofrece a los más aventureros, como el Faro de la Moncloa o el bus turístico de Madrid. ¡Que disfrutéis de vuestro viaje!

Qué hacer en Madrid en 2 días

Madrid es una ciudad llena de posibilidades. En realidad, es un lugar tan apasionante que podríamos dedicar toda una vida a conocerlo y descubrir sus apasionantes secretos. Lamentablemente, son pocos los viajeros que tienen la suerte de poder hacerlo, así que nuestro objetivo es condensar lo mejor de su oferta y organizarlo de tal manera que podáis conocer lo esencial de esta ciudad en poco más de 48 horas.

En Madrid encontraréis buenas muestras de arte y exposiciones relevantes, extensas áreas donde realizar compras, buenos establecimientos de todo tipo donde disfrutar de la gastronomía local, monumentos únicos y cargados de leyendas e historia y, sobre todo, un excitante ambiente callejero con atractivos para todos los gustos, edades y aficiones.

Dicho esto, ¿os animáis a acompañarnos? Nos disponemos proponeros qué hacer en Madrid en 2 días.

¿Qué plan tenemos para conocer Madrid en un fin de semana?

En eso, precisamente, se basa nuestra propuesta. En realizar un viaje virtual de viernes a domingo por la capital de España. Si vuestro viaje se realiza entre semana, no olvidéis comprobar los días y horarios de los locales, museos y establecimientos que incluimos en nuestra propuesta.

Lo primero es localizar nuestro alojamiento y desprendernos del equipaje para poder recorrer más ligeros esta gran ciudad. Y, como debe ser, iniciaremos el recorrido por  el auténtico corazón de la ciudad: la Puerta del Sol. Podríamos decir que es el escenario más típico de la ciudad, el más concurrido, aquel que atrae a turistas y vecinos y que nunca decepciona.

Nuestro consejo es que dediquéis las primeras horas a recorrer esta zona, así como sus calles aledañas y la Gran Vía madrileña. Allí encontraréis mucho ambiente, comercios y lugares castizos donde tomar algo, comer o cenar.

En realidad, todo depende de la hora en que iniciéis el recorrido. Si ya es tarde, os aconsejamos que, el sábado, volváis a esta zona para iniciar de nuevo desde allí el recorrido. En cualquier caso, os proponemos varios lugares que visitar y que podéis seleccionar en función del tiempo disponible.

En la Puerta del Sol se encuentra el llamado Kilómetro Cero, el punto de donde desde donde empiezan a contar los kilómetros de las carreteras radiales españolas. También debéis visitar la estatua del Oso y el Madroño, el símbolo distintivo de la capital. Si os desviáis por la calle Arenal, llegaréis al Teatro Real. Justo en la parte frontal, localizaréis la Plaza de Oriente y el Palacio Real, que podéis recorrer en una visita guiada. En las proximidades se halla la Catedral de la Almudena, el templo más importante de Madrid.

Si tomáis la calle Mayor, llegaréis directamente a la Plaza de la Villa, el centro neurálgico del Madrid medieval. Y, desde allí, un paseo hasta la Plaza Mayor, repleta de bares y terrazas de tapeo. Un consejo: no podéis abandonar Madrid sin probar sus típicos bocadillos de calamares.

Si lo que queréis es visitar una zona comercial, volveremos a la Puerta del Sol para acceder a la calle Preciados y recorrerla hasta la Plaza de Callao, la Gran Vía y hacer una ruta hasta la Plaza de España.

Si todavía os quedan ganas y tiempo, una buena propuesta es acercaros al Templo de Debot, uno de esos tesoros escondidos a los que antes hacíamos referencia. Se trata de un regalo de Egipto a España en forma de templo originario.

Todas estas propuestas os ocuparán la tarde del viernes y todo el sábado. Recordad que por las zonas que os proponemos hay mil una tascas y tabernas típicas, además de una larga lista de excelentes restaurantes donde disfrutar y degustar la gastronomía local.

¿Qué podemos hacer el Domingo?

Este puede ser nuestra segunda jornada completa en Madrid, por lo que conviene iniciar la actividad a primera hora de la mañana y poder disfrutar del día y de muchos de los atractivos que nos ofrece esta ciudad.

Un buen punto de partida para este día es la Fuente de la Cibeles, la fuente monumental más conocida de la capital. Después podéis tomar el Paseo del Prado que discurre hasta el edificio de la Bolsa de Madrid, el Hotel Ritz y el Hotel Palace, los dos establecimientos hoteleros más renombrados de Madrid. Entre uno y otro se halla la Fuente de Neptuno, que también merece ser visitada.

Pero, sin duda, este recorrido tiene el mejor colofón posible. Nos referimos al Museo del Prado, la pinacoteca nacional  y uno de los centros museísticos más importantes del mundo. Acoge entre sus fondos cuadros de artistas de la talla de Velázquez, Goya, el Greco o Rubens, entre otros.

Conviene que reservéis tiempo suficiente para pasear por El Retiro, un maravilloso y extenso parque público que contiene, entre otras cosas, un jardín histórico. Allí se reúnen multitud de artistas callejeros que hacen las delicias de niños y adultos.

Propuestas extras a tener en cuenta

Puede que no nuestra propuesta sobre qué hacer en Madrid en 2 días sea suficiente. No obstante, incluimos aquí una relación de otros lugares esenciales, por si os sobra tiempo o podéis alargar vuestra visita unas cuantas horas.

  • Puerta de Alcalá
  • Museo Reina Sofía
  • Museo Thyssen-Bornemisza
  • El Rastro
  • Parque de Atracciones
  • Zoo
  • Parque Warner

Si queréis dedicar parte de vuestra estancia a realizar compras, en Madrid hay varias zonas que visitar. En el barrio de Salamanca encontraréis marcas de lujo; en la zona de Recoletos, Gran Vía y calle Fuencarral abundan los comercios y grandes almacenes donde encontraréis todo tipo de precios y estilos.

Mención aparte merecen algunas zonas para ir de tapas, como el Barrio de Las Letras, La Latina o el Mercado de San Miguel. Y, si lo que queréis es disfrutar de la intensa vida nocturna de Madrid, disponéis de una amplia oferta de espectáculos: teatros, musicales, flamenco, bares de copa, coctelerías y discotecas emblemáticas. En Madrid hay cosas que hacer, visitar y disfrutar durante 24 horas al día.